El espejo

-Yo soy el espejo, le dijo tío conejo a la zorra.

-Yo no tengo espejo donde mirarme, fue la respuesta de la zorra.

-Lástima, replicó tío conejo.

– ¿Por qué?, preguntó la zorra.

-Porque el espejo no miente, contestó tío conejo. No hay forma de mentirte a ti mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.