El difunto

Teníamos que convencerlo que no estaba muerto con su ojo de vidrio abierto para las bromas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.