Pixabay license

Ocaso

-Rojo.

-¡No! Naranja.

-¡Naeanja!

El atardecer se emputó, tomó sus colores y los dejó viendo estrellitas.

David Aronnax Tapasco. Cuentos cortos para esperas largas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.