Conversación de finales placidos

  • Y dime muerte, ¿Por qué yo?
  • Porque sí.
  • ¿Y por qué no otro vecino de la ciudad?
  • Egoísta.
  • Muerte, te ves cansada ¿Esa es la razón para descansar en mi puerta?
  • No, no sé.
  • Vete y continúa tu camino, todavía estoy viche.
  • Lo dudo.
  • No, no me mires así, que asustas.
  • Qué pena, a todos los asusto.
  • Muerte, te dejo sola, piénsalo, voy al baile.
  • Aquí te espero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.