Imagen de 4144132 en Pixabay

Soñar

Soñar es tan descabellado como no soñar, es un asunto de locos, de íntima locura, dijo el psiquiatra. Eso lo he sabido desde niño, le dijo el paciente, porque todas las noches ahorcaba a dos vecinos, y cuando no podía soñar los enterraba en el patio. Desde la infancia le suplico a Dios o al Diablo un solo sueño por cada noche. Estoy esperando la respuesta de cualquiera de los dos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.