Diálogo entre vecinos

Bertilda: El silencio es una ostra.

Angarita: ¿Una qué?

Bertilda: ¡Comida!

Angarita: ¡Carajo! Bertilda, nunca lo imaginé así.

Bertilda: Seguramente tu imaginación no quiso.

Angarita: ¿El silencio vive en todas partes como el aire?

Bertilda: Sí.

Angarita: ¿Entonces lo tengo en mis pulmones?

Bertilda: Como el mar en la tierra.

Angarita: ¿Y también lo tengo en mis ojos?

Bertilda: Sí, también en los ojos.

Angarita: ¿Nada más?

Bertilda: ¿Quieres más?

Angarita: Sí.

Bertilda: Búscalo en los libros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.