Aforismos

-Los analfabetos tienen que cuidar su lenguaje enciclopédico.

-La desnudez es otro premio gratis de la naturaleza.

-Si te mueres, no te alarmes. Es la costumbre.

-Qué imprudencia la mía, exponer en la sala de casa la fotografía de mi niñez.

-No sea iluso ¡Traer hijos a este mundo es condenarlos a vivir en un manicomio!

– ¿Qué haces tú si tu amada mujer se enamora de Duque?

-Hablar de política como un experto escamotea la verdad de todos.

-El verdugo de los pobres siempre es un político.

-Los pobres también se preparan toda la vida para ser esclavos.

-Si dejaste que las ratas de la política entraran a tu cabeza, la única opción que te queda, es el corte de franela. ¡Uf, qué descanso!

– ¿Y si la tierra después de tanto tiempo en el aire, cae sobre la tierra?

-No le tema al miedo. Es solo una palabra acompañando una frase.

-Cuando uno se cae es porque la tierra, mientras da la última vuelta, ha tropezado con un gato.

-La muerte es terrible porque es inmortal.

-Entre nosotros el silencio es imprudente, pero no imbécil.

-Cada quien puede opinar y actuar como quiera y siempre y cuando su pensamiento y actuación no sean los de un niño domado.

–  La brevedad no es una moda ni una formula literaria; es más bien una marca existencial, inicio y llegada a la fascinación de la síntesis.

-Un libro, aunque no lo abras seguirá siendo útil.

-No seré el mismo ante el acto final de la muerte.

-Para Uribe y los uribistas, creer en el Diablo es subversivo.

-Yo no busco reconocimientos, busco que me lean.

-Si ser un demócrata irremediable es ser de izquierda, entonces no soy de izquierda.

– ¿Qué tan rudo es el sujeto que golpea a una mujer? Es tan niño, que hombre no es.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.