El peligro de leer o escribir

“No hay fórmulas, y ahí vamos a oscuras buscando la iluminación o la claridad del día, solo escribir y escribir contra las fórmulas y los pesados discursos excluyentes. No hay duda, cada quien hace lo que puede y hace lo que le gusta. Para qué discutir contra las fórmulas, si nosotros no somos hijos de ninguna fórmula. Somos tan arbitrarios que aprendemos a nadar en el seco. Y para eso se necesitan los riesgos y los libros y escribir y escribir, que todavía sigue siendo peligroso para medio mundo.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.