Los amigos

Los amigos son perfectos, aunque los hay, algunos, imperfectos. Los perfectos son aquellos con los que uno habla de temas que no son fáciles de conversación con los imperfectos, aunque para Picasso todos los animales son obras perfectas de Dios, obras de arte, producto de su infinito amor por todas las cosas. Eso dicen los que han estudiado el tema. Estos amigos nos sacan de la rutina, nos extravían del camino de la pereza y de la misma domesticación del medio donde vivimos, o nos expulsan del aburrimiento no creativo. ¿Con quiénes es posible tocar el tema de los libros leídos, o la lectura de un poema, o compartir una frase lucida, o la locura estética de la luna llena, o las piruetas de las nubes en el firmamento? Pues, con los amigos. No niego que otros amigos conversen y compartan otros temas de la vida ordinaria -nosotros también lo hacemos-; ellos lo hacen de sus cosas amables y comunes paliques.

Esta relación especial no queda excluida del conflicto natural de la vida social. La pugna o las diferencias entre los amigos, es una situación delicada y bondadosa de la existencia común, puesta en escena para la lucidez y la sabiduría de la vida. Nada contiene mayor riqueza que el desacuerdo. Nos pone a pensar y a reflexionar sobre la vida común, sobre las grietas, los tipos de personalidad, los gustos y hasta logra, sin pensarlo nosotros mismos, generar nuevos conocimientos sobre el otro. Sobre su ética o sus valores supremos, todo con la mayor flexibilidad y apertura mental y espiritual de uno.

El filósofo coreano, Byung Chul Han, nos recuerda en Agonía del amor, que el amor es imposible entre seres que piensan iguales. Creo que son las diferencias de personalidad y de pensamiento lo que termina engordando espiritualmente una relación. La de los amigos no es una excepción. El pensamiento común aburre y es derrotado sin piedad entre los creadores.

La incomprensión ocurre en últimas por el aburrimiento no creativo del individuo.

Confieso que uno de los momentos más aterradores de la vida humana, es la muerte de un amigo. Pero si un amigo te mata con un mal verso de su vida, la muerte física es poca cosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *